::::: ENCUESTA CRUCEROS 2012 :::::

Bienvenidos al blog de cruceros nº1 :: Un blog de cruceristas para cruceristas ::: Expertos en cruceros :::
[ Noticias de cruceros ] [ Reportajes ] [ Experiencias e Historias ] [ Novedades ] [ Fotos de barcos y destinos ] [ y más... ] #experienciacruceros


“The world is a book and those who do not travel read only one page.” – St. Augustine.
"El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página." - St. Agustine

martes, 11 de junio de 2013

TÚNEZ : ENTRE EL ATLAS Y EL MEDITERRÁNEO

En un par de cruceros que hemos realizado por Mediterráneo Occidental, hemos tenido la oportunidad de visitar la República de Túnez. La llegada en barco se hace a través del puerto de La Goullete, que está como a unos 15 minutos del centro de Túnez. Es una larga autovía que deja a ambos lados el Lago de Túnez y una zona industrial.


Aunque ya íbamos con la lección aprendida de cómo visitar la ciudad de Túnez, al final todo lo que queríamos ver y cómo lo terminamos de abordar una vez desembarcamos del Grand Mistral de Iberocruceros.

Al salir te mandan tener siempre el pasaporte vigente y firmar un documento de visita diaria (típico en muchos países). En nuestro caso no tuvimos que pagar ninguna cantidad como nos habían comentado. 

Nada más bajar del barco ya comienza el asedio de taxistas que ven como llega un buen negocio, gracias a los cruceros. Es muy simple. De lo que digan negociar la mitad y después es un tira y afloja. Nosotros, junto con una pareja de portugueses con los que hicimos amistad, negociamos todo el día en taxi por 80€. Está bien. Lla recomendación es pagarles a la vuelta al barco, sino.... te pueden dejar en cualquier parte. Y, si es época de Ramadán a cierta hora de la mañana ya suelen estar cansados debido al régimen que tienen, así que es mejor hablar con él para que no se vaya. 

La primera parada que hicimos nosotros fue en el Zoco. Se tarda unos 15 mins desde el barco debido a la congestión del tráfico. Son calles laberínticas pero tranquilas, al menos hasta llegar donde están todas las tiendas o puestos. Dado que el taxista quiere llevarse también su comisión con los amigos de las tiendas, lo que hace es llevarte donde quiera. Nosotros estuvimos en una de perfumes y en una de recuerdos y souvernirs. Aproximadamente con 1h es suficiente. Antes de marcharnos, entramos en una tienda de alfombras y nos subió a una terracita en el tejado para ver la panorámida de la ciudad. Estuvo muy bonito. Sólo hay que tener cuidado con los que intenten vender "marihuana" dado que a veces son policías secretas. 









La siguiente parada fue en el centro de la ciudada la Plaza de Kashbah donde encontramos varios edificios municipales incluido el del Gobierno de la ciudad. Es una plaza sensacional para disfrutar. A veces si está la Policía te deniega hacer alguna foto o video, pero no te ponen problemas.





De aquí y ya por la autovía más larga, llamada Avenue Principale, nos dirigimos a las ruinas romanas de Cartago. Sin duda merece la pena verlo, aunque debido al tiempo que teníamos preferimos dar una vuelta de 10 minutos alrededor (no se vé nada) y marchamos dirección a Sidi Bou Said. 



Antes de llegar paramos en la Catedral de Byrsa. Por el camino dejas alguna zona residencial de lujo, aunque no entramos claro.



La llegada a Sidi Bou Said nos sorprendió gratamente porque tiene algún jardín bonito y sobre todo la ciudad es magnífica. Sus casas blancas con ventanas azules son su mejor patrimonio e identidad. La calle principal es la que tiene todas las tiendas: peleterías, bares y souvenirs. Dar una vuelta por sus callejuelas es sensacional y parece que meterte en otro mundo diferente. Es un aire refrescante de vitalidad donde las flores tienen un papel destacado. 






Desde una de las terrazas que dan vista al Mar Mediterráneo se puede ver el grandioso Palacio Presidencial


Tras un par de horas de visita, decidimos volver al barco, no sin antes pararnos por la mezquita más grande del Norte de África: la Mezquita de Al Abidine. Tiene una pose para fotografía fantástica. Como siempre, las mujeres deben llevar velo y no se permite pantalones cortos o camisetas.





Seguramente podríamos haber visto algo más de la ciudad, pero con esta visita quedaron colmadas nuestras expectativas.


#experienciacruceros